Loading...
Descanso y sueño 2016-12-15T12:10:55+00:00

DESCANSO Y SUEÑO

Tu peque necesita dormir mucho y bien. Es fundamental para su desarrollo. Por eso, en esta sección queremos darte pistas para que el objetivo se cumpla. Cuando se consiga, tanto tu hij@ como tú descansaréis tranquilamente.

El niño, entre los 3 y los 7 años, debe dormir unas 10 horas al día.
Es importante que el niño tenga su propia habitación y que duerma solo en ella. Esto no significa que esté aislado. Al contrario, la puerta debe estar siempre abierta y la habitación debe tener un ambiente cálido en cuanto a temperatura y ser acogedora. No debe haber excesivas cortinas ni alfombras, ni demasiados muñecos de peluche a fin de evitar la presencia de polvo y por lo tanto de ácaros. Durante la noche, debe dejarse encendida una luz tenue y agradable para que si el niño se despierta, reconozca su entorno y no se asuste. Cuando el niño sea más mayor hay que explicarle que en casa, afortunadamente, cada uno tiene su espacio, que él es un niño mayor y que sólo los muy pequeños necesitan estar en la habitación de los padres.

Las pesadillas son relativamente frecuentes y no hay que darles mayor importancia. En cualquier caso, es aconsejable acudir a la cama del niño cuando éste se despierta angustiado y con desasosiego, para que nos vea, nos sienta próximos y, sobre todo, se sienta acompañado y protegido. Hay que desterrar totalmente frases tales como: “si no comes…, si no te portas bien…, si no eres obediente…vendrá el hombre del saco, etc.”, que pueden ser el origen de estos terrores nocturnos.

Aunque esto es cierto en algunas ocasiones, lo habitual es que un niño que ha desarrollado una intensa actividad física, como es deseable a esta edad, se duerma muy pronto en cuanto se acuesta. A partir de los 24 meses los niños suelen dormir unas 12 horas diarias, como media, siendo normal entre 10 y 14 horas al día. Es importante evitar que el niño se ponga nervioso antes de acostarse, que vea escenas de miedo o violentas en películas o en la TV. Puede ser útil darle un baño de agua caliente, lo que facilitará su relajación, que su habitación tenga una correcta temperatura y que sea cálida y confortable, que disponga de una luz suave para que si se despierta por la noche o tiene una pesadilla reconozca un entorno familiar, amable y protector.

¿Sabías que según el Proyecto Etapas…?

A partir de los 5 años de edad, se produce una disminución de la proporción de niños que habitualmente duermen la siesta entre semana.

En promedio, la hora a la que se acuesta habitualmente al niño/a los días entre semana es a las 21:24 horas. Esto se contrapone con la recomendación de acostar al niño entre las 20 y 21 horas.

La mayoría de los padres, el 80%, afirma realizar algún tipo de rutina con su hijo/a para ayudarle a dormir. A partir de los tres años de edad, los padres suelen leerle un cuento al niño para ayudarle a dormir.

El 40% de los niños/as afirma tener terrores nocturnos.