Loading...
Prevención, salud y seguridad 2016-12-15T12:30:36+00:00

PREVENCIÓN, SALUD Y SEGURIDAD

Aunque existen muchos riesgos para los niños, la gran mayoría pueden prevenirse. Por eso es necesario que prestes una atención constante a tu peque y que preveas accidentes. A continuación te damos algunos consejos.

Las quemaduras solares son muy frecuentes en los niños, especialmente en los meses de verano. Aunque la exposición moderada al sol es beneficiosa, ya que facilita la síntesis de vitamina D, una exposición excesiva es peligrosa a corto y largo plazo, ya que puede causar quemaduras en la delicada piel del niño y por efecto acumulativo, a largo plazo, puede dar lugar a tumores malignos, envejecimiento de la piel, cataratas, etc.

Se debe evitar la exposición al sol cuando los rayos ultravioleta son más fuertes. Es decir, entre las 10 y las 16h, debemos proteger la cabeza del niño con una gorrita o sombrerito que proteja ojos, cara y orejitas. También se debe utilizar cremas con factor de protección solar (FPS) no inferior a 15, que tendrá que renovarse cada 2 horas.

La fiebre es una de las manifestaciones que más preocupan a los padres. Hay una fobia hacia la fiebre, que no está científicamente justificada. Se ha dicho y con razón que: “la fiebre no siempre es una enemiga, muchas veces puede ser una amiga”.

Con esto se quiere expresar que la fiebre es una forma de que el organismo reaccione y se defienda, así como un “aviso” de que algo está ocurriendo. Además, hay que superar el concepto equivocado de: fiebre = infección = necesidad de administrar antibióticos.

Por dos razones fundamentales:

1) Porque hay muchas causas de fiebre que no tienen un origen infeccioso.

2) Porque aunque en muchas ocasiones se debe a una infección, habitualmente, en estas edades, es de origen viral y por lo tanto no requiere antibioterapia. La sospecha de que un niño tiene fiebre debe confirmarse poniéndole el termómetro en el recto o utilizando los más modernos sistemas de medición de temperatura en el oído a nivel de conducto auditivo externo. Las tiritas aplicadas en la frente son poco fiables. Se considera normal una temperatura de hasta 37º C en axila y 37,5º C en recto.

Se recurrirá a hacer bajar la fiebre cuando ésta supere los 38-38,5º C, sobre todo si se trata de niños menores de 2 años, por la posibilidad, y más si hay antecedentes familiares, de que tengan una convulsión febril. En caso de fiebre, se debe poner al niño poca ropa, controlar la temperatura ambiente y aplicarle pequeñas compresas de agua templada (para robar temperatura al cuerpo).

También se puede recurrir a administrar Paracetamol o Ibuprofeno, que junto al efecto antitérmico también son analgésicos y antiinflamatorios. Se dispone de estos preparados en solución y supositorios, y debe ser su Pediatra el que aconseje cuándo administrarlos, por qué vía, en qué dosis y durante cuánto tiempo.

Esta información es meramente orientativa. Si tienes alguna duda, por favor, consulta con tu médico y/o pediatra.

Ya hemos comentado la elevada morbi-mortalidad que tienen los accidentes de tráfico en niños. Es necesario que los padres sean unos estrictos cumplidores de las normas de seguridad vial, por lo que supone para ellos y para sus propios hijos, así como inculcarles desde muy pequeños el respeto por el código de circulación. En cualquier caso, los niños deben viajar en automóvil, dependiendo de su edad y peso, en unas sillas especialmente diseñadas para su seguridad.
Hacia los 3 años los niños ya conocen sus genitales y son conscientes de que hay diferencias entre los dos sexos. Es frecuente que los manipulen como exploración de su propio cuerpo. Con frecuencia les pican los genitales tanto a las niñas como a los niños y suele estar relacionado con la falta de higiene. En las niñas se deben lavar los genitales con agua y jabón, siempre de delante hacia atrás, a fin de evitar infecciones que producen picor y consecuentemente rascado. En los niños se debe bajar el prepucio (piel que recubre el glande), para limpiar las secreciones y evitar balanitis.

¿Sabías que según el Proyecto Etapas…?

En los desplazamientos en coche, dos de cada tres niños no viajan siguiendo totalmente las recomendaciones vigentes en seguridad vial.

En los desplazamientos en coche algunos padres (2%) no ponen el cinturón de seguridad o dispositivo para mantener sujeto al niño/a. En general, los padres están muy concienciados con las medidas de prevención (prevención primaria) para evitar accidentes en el hogar.

La mayoría de los padres optan por llevar a sus hijos al pediatra cuando el niño/a presenta algún síntoma común para su edad (dermatitis, tos, mucosidades, estreñimiento,…).